Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/40/d616761676/htdocs/clickandbuilds/LaBoticaRRHH/wp-content/plugins/a3-lazy-load/admin/admin-interface.php on line 387
Los salarios en los despachos de abogados: Benchmarking y alternativas de compensación - La Botica de los recursos humanos

Los salarios en los despachos de abogados: Benchmarking y alternativas de compensación

Durante muchos años siempre he afirmado que una persona estudia derecho por dos motivos. El primero de ellos es porque en la familia del estudiante en cuestión hay tradición jurídica y, por ello, desde muy joven el potencial estudiante ha tenido grandes debates navideños sobre el mundo del derecho y la justicia. La otra, sin duda, es la atracción que genera trabajar para uno de los grandes bufetes, bien sea nacional o internacional, y convertirte en el defensor de los intereses del cliente a cambio de unos suculentos honorarios.

No cabe duda de que la abogacía es una profesión que requiere un alto nivel de exigencia y sacrificio y que, por ello, los salarios ofrecidos a una persona recién graduada de la universidad, que no tiene apenas experiencia, son muy elevados.

Por todos es conocido que la abogacía no es una profesión con horarios fijos -como otras tantas profesiones en verdad- pero al fin y al cabo, la competencia, la aparición de otros despachos y el cierre de operaciones importantes, de un día para otro, convierten la profesión de abogado en una profesión dura y estresante que debe ser compensada, en teoría, por encima de otras profesiones.

Además, es innegable que los grandes bufetes son tremendamente creativos e innovadores en la interpretación de las leyes y la redacción de los contratos y las clausulas por lo que, al fin y al cabo, se convierten en un seguro para el cliente. Y eso se paga.

Aunque el objeto del presente artículo no es enumerar las características que buscan los despachos en un candidato, es cierto que para lograr esa creatividad que tanto satisface al cliente, los despachos buscan a personas brillantes, creativas e innovadoras que sean capaces -a pesar de su corta experiencia- de entender y aportar ideas en determinados proyectos, pleitos u operaciones. Y, claro, contar con esa savia joven que, además, es brillante implica que sus sueldos deben estar por encima de otras profesiones.

Sin embargo, como vengo defendiendo en mis anteriores artículos, cada vez son más los abogados que no están dispuestos a entregar su vida al despacho ni a pasar jornadas de tres días sin dormir.  Hace un tiempo leí un artículo que mostraba la dinámica de los grandes bufetes; en un párrafo del artículo se exponía que los socios–pertenecientes a la generación babyboomers– otorgaban una especie de premio a los empleados que hubieran pasado más noches de overnight cerrando operaciones: se convertían en all-nighter. Cada día soy más pesimista con la creatividad humana.

La fuga de talento en los despachos es una realidad. Muchos se van a otras ciudades, donde el ritmo de trabajo es menor o buscan trabajo en el departamento jurídico de alguna empresa donde pueden conciliar vida personal y profesional. Otros son emprendedores y se lanzan a una nueva aventura empresarial. El resto deciden buscar salida en otros sectores.

La conclusión es clara, los despachos de abogados tienen un problema muy serio. El nuevo entorno de trabajo lleva consigo una carencia de profesionales y de talento y los grandes bufetes hacen muy poco por comprometer al talento en el largo plazo. Esto repercutirá, por supuesto, en la calidad del servicio ofrecido al cliente y, por tanto, en la permanencia del despacho en el tiempo.

Hace un año se conmemoró el aniversario del Real Decreto 1331/2006 por el que se regula la relación de carácter especial de los abogados que prestan servicios en despachos de abogados, individuales o colectivos. Esta norma cubrió la necesidad de dotar de un marco jurídico a aquellos letrados que no eran ni trabajadores por cuenta propia ni trabajadores por cuenta ajena con una relación laboral tradicional con los despachos para los que trabajaban. Con motivo de este aniversario, se celebró una mesa redonda en la que una figura destacada del mundo del derecho, Juan Antonio Sagardoy, dio en el clavo y, en mi opinión, anticipó el cambio de modelo:

 

¿Por qué un abogado tiene que trabajar 13 horas al día? Es un abuso absoluto.

 

El modelo retributivo actual que tienen los grandes despachos, tiene fecha de caducidad. Es un modelo de compensación basado, simplemente, en ofrecer salarios muy altos, en comparación con otras profesiones pero no tiene nada más. La media de salarios de un junior I  se sitúa en 36.571, 43 € tal y como muestra el estudio retributivo de los salarios ofrecidos por siete despachos de abogados, tanto nacionales como internacionales:

La realidad es que hay muchos Juniors que renunciarían a una parte importante de ese salario fijo a cambio de, por ejemplo, un programa de movilidad internacional entre las oficinas internacionales de los bufetes o a cambio de garantías de conciliación en su vida personal y profesional.

Los departamentos de recursos humanos de los despachos de abogados deben de ser creativos y desarrollar un modelo de compensación que vaya más allá del salario fijo, las grandes subidas anuales y el variable. Es vital para que el talento que viene, el talento que, hoy en día, está fraguándose en las universidades, decida dedicar su vida a la abogacía y no a otra profesión.

Es cierto que siempre habrá personas que quieran una carrera breve y exitosa y estén dispuestos a grandes sacrificios para cerrar su periplo profesional a los 50 años o antes. Pero esa no es la mayoría. La gran mayoría de profesionales que van a ejercer la abogacía buscan trabajar para vivir y no al revés y, por ello, hay que optimizar el modelo ofreciendo un paquete retributivo que se adapte a la realidad y a las necesidades de los profesionales que acaban de incorporarse al mercado de trabajo.

Entradas creadas 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba